17 de abril de 2017

Misterio


Misterio que se esconde
en cada mirada,
destino que llama
a recorrer ese camino.

Velo que le cubre
insinuando su ser,
invitando a descubrir
un tesoro soñado.

Su piel un acertijo
anhelando una respuesta,
cual llave que libera
las cadenas del deseo.

Solo dos caminos,
llegar al paraíso
o naufragar en la certeza
de nunca conocerla.

ホセ

3 comentarios:

  1. Alzar las alas en aras de los sueños, siempre…

    Bello y sentido, querido José.

    Un placer!

    Bsoss enormes.

    ResponderEliminar
  2. Ese ser que nos llama, desconocida la Dama y su piel.
    Qué bonito y qué placer volver a leerte, amigo José.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  3. Esas dos caras de uno mismo que a veces, se queda ahí entre las sombras. Hermosa manera de describirlo. Besos José!!

    ResponderEliminar

No importa lo que digas en tu comentario, nunca dejes de dejar una huella en tu camino...